Tarta de queso casera con frambuesas

lunes, 17 de septiembre de 2018

Últimamente no paro de ver cheesecakes, tortas de queso, tartas de queso, o como queramos llamarlas, por las redes sociales y me he dado cuenta de que no había compartido con vosotros la que yo preparo.




¿Sabíais que es de origen griego? Pues sí, se cree fue un plato muy popular en la Antigua Grecia, formando parte de la dieta de los atletas que participaron en los primeros juegos olímpicos y que su origen tuvo lugar en la Isla de Samos. 

Los primeros que modificaron esta legendaria receta fueron los romanos, que se la apropiaron cuando conquistaron Grecia. Le pusieron el nombre de Libuma y pasó a ser un plato que se servía en ocasiones muy especiales. A ellos les debemos que este plato se convirtiera en patrimonio gastronómico europeo. 

Los inmigrantes que se marcharon a Estados Unidos en busca de nuevas oportunidades, se llevaron consigo esta receta. Los americanos la modificaron hasta convertirla en la que hoy solemos ver en pastelerías y restaurantes así como la que preparamos en los hogares de todo el mundo.  

La tarta de queso que vamos a elaborar hoy es todo un clásico en mi cocina. Creo que la primera vez que sorprendí a mi madre fue cuando probó mi tarta de queso. 

Es verdad que la suelo hacer más en verano, cuando vienen la familia o los amigos a vernos y nos reunimos en el jardín, supongo que al ser fresca y con una presentación colorida, es ideal para las comidas o cenas en el exterior.  




Ingredientes para 8 personas:
Para la base:
150 g de galletas 
75 g de mantequilla

Para la crema de queso:
500 g de queso de untar
1 y 1/2 cucharadas de harina de trigo
150 g de azúcar 
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 huevos
125 ml de crème fraîche 

Para decorar:
mermelada de frambuesas
frambuesas 
hojas de menta

A mí me gusta utilizar las galletas de jengibre de Ikea, tanto su sabor como su aroma me parecen increíbles.

Es mejor que el queso de untar sea entero ya que junto con  la crème fraîche le aportan más sabor y textura. En mi caso, para que no tenga lactosa, cambio la crème fraîche por nata para montar sin lactosa. El queso y la mantequilla que utilizo son también sin lactosa  

Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es la base de la tarta, para ello precalentamos el horno a 180ºC. 

Pesamos las galletas y las picamos con ayuda de un robot de cocina. También se puede hacer manualmente, en este caso, las metemos en una bolsa de plástico que cerramos y luego las aplastamos con un rodillo hasta lograr la textura de migas.






Derretimos la mantequilla en una cacerola a fuego lento. Cuando la mantequilla esté lista la retiramos del fuego, añadimos las galletas y mezclamos bien.




Echamos la mezcla en un molde redondo de silicona de 18 cm de diámetro. Con las manos empujamos la masa para que quede uniforme en la base del molde. 




Horneamos durante 5 minutos. Transcurrido este tiempo sacamos del horno y dejamos enfriar.




Mientras que se enfría la base, preparamos la crema de queso, para ello, en un bol o vaso de un robot de cocina o procesador de alimentos introducimos el queso, la harina, el azúcar, el extracto de vainilla, los huevos y crème fraîche, batimos hasta conseguir una mezcla homogénea. 




Colocamos el molde en una bandeja de horno y vertemos la mezcla de queso sobre la base de galletas. 




Llevamos al horno y horneamos durante 35 minutos. 




Transcurrido este tiempo comprobamos si la tarta está firme pero ligeramente elástica en el centro, si es así apagamos el horno. Si vemos que la tarta necesita más tiempo de cocción volvemos a poner unos 10 minutos más  o hasta que esté bien. 

A continuación apagamos el horno y dejamos la tarta que repose dentro pero con la puerta abierta durante 15 minutos. 

Transcurrido este tiempo, sacamos la tarta del horno y dejamos reposar. Cuando ya esté a temperatura ambiente la metemos en el frigorífico. 




Que nos no importe si se agrieta un poco, porque cuando la decoremos no se va a notar. 

Presentación:
Sacamos la tarta de la nevera, pasamos una espátula por el borde para que sea más fácil desmoldarla y colocamos en una base de tarta. Cubrimos con una capa de mermelada de frambuesas y decoramos con unas frambuesas y unas hojas de menta.






¿Qué os parece? Para mí es una de las tartas de queso más ricas que he probado. ¿Cómo la haces tú?




Bon appétit!

También te podría interesar

2 comentarios

  1. !!! Que rica la tarta , para chuparse los dedos !!!, MAS A ESTAS HORAS DE LA MERIENDA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Encarni!
      Una tarta muy fácil de preparar y que está realmente deliciosa con la que vas a sorprender a tus invitados.
      Llevo años elaborando esta tarta de queso, es todo un clásico en mi cocina y con ella pude sorprender a mi madre, que es todo un reto porque mi madre es una fantástica repostera.
      Ya me contarás si te animas a hacerla.
      ¡Qué tengas un buen día!

      Eliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Subscribe

Subscríbete