Mermelada de albaricoque casera

viernes, 21 de julio de 2017

Los que seguís este blog sabéis que en mi cocina no se tira nada, lo aprendí de mi madre y de mi abuela. Hay que estar agradecido de lo que se tiene y la cocina de aprovechamiento es fundamental, lo que no significa que no podamos comer bien. 

Ellas me enseñaron a hacer compotas, mermeladas y otro tipo de conservas para que los alimentos sean más duraderos y podamos disponer de ellos en cualquier momento.

Mis 'adorables vecinos' siempre me traen alimentos naturales, sobre todo fruta, y como sabéis, Monsieur Accidents no es muy frutero por lo que tengo que ingeniármelas para que la fruta esté en su dieta, ya sea con smoothies o mermeladas, como la que vamos a hacer hoy, una rica mermelada de albaricoques. 




Los romanos introdujeron esta deliciosa fruta en Europa, rica en vitaminas (A, B y C), minerales, betacaroteno y taninos.

Esta fruta nos ayuda a reforzar el sistema inmunológico,  a combatir la retención de líquidos, a cuidar nuestra piel y cabello, con problemas digestivos y a prevenir trombos, enfermedades degenerativas y el cáncer. 




Los ingredientes que vamos a necesitar son:
1 kg de albaricoques
500 g de azúcar
1 limón 

Preparación:
Lo primero es esterilizar los recipientes donde vamos a guardar la mermelada y para ello tenemos dos opciones, la tradicional, la que nuestras madres y abuelas hacían, introducir los tarros en una olla con agua, llevarla a ebullición y hervir durante 10 o 15 minutos, escurrir bien y esperar a que se sequen. No debemos tocar el interior de los botes para intentar secarlos.

Y la otra es meterlos en el lavavajillas en un programa largo a  máxima temperatura, que es como yo lo hago.

Ahora ya podemos ponernos con la mermelada y para ello exprimimos el zumo de limón y reservamos. 




A continuación, pelamos los albaricoques, los partimos en cuartos y le quitamos el hueso. Como ya os he comentado, en mi cocina no se tira nada así que los huesos los guardamos en una botella o bote y ya os contaré en otro post en qué lo vamos a utilizar. 




Si no queremos que la mermelada tenga trocitos podemos cortar los cuartos por la mitad, o al terminar la mermelada pasarla por la batidora o un pasapurés. A mí personalmente me gusta encontrarme con pequeños trocitos que me sorprendan por su potente sabor a albaricoque. 

Colocamos los albaricoques en una cazuela con el zumo de limón y el azúcar y dejamos macerar durante 1 hora. 




Pasado este tiempo, ponemos la olla a fuego medio (en mi cocina el 5) y cocemos durante 35 o 45 minutos, removiendo de vez en cuando. 




Cuando la mermelada está lista la dejamos a fuego mínimo y vamos rellenando los tarros y tapándolos con fuerza para que se haga el vacío. 

No los debemos mover hasta que no hayan pasado 24 horas. Para comprobar que el vacío se ha hecho, presionamos el centro de la tapa y si no cede es que éste se ha hecho correctamente. Además, cuando se hace el vacío se oye un click.






Si os gustan las mermeladas no os perdáis mis recetas de mermelada de ciruelas y mermelada de nísperos, riquísimas.

Bon appétit!!

También te podría interesar

6 comentarios

  1. Respuestas
    1. Muchas gracias Encarni!! He aprendido de mi abuela y de mi madre. Hago mermeladas todos los años y de diferentes ingredientes. Ya las probarás! Qué tengas una buena semana!!

      Eliminar
  2. Fantástica....es mi preferida
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es muy fácil de hacer y está buenísima!! La verdad es que desde niña es la que más me gustaba, así que coincidimos 😉
      Un beso guapísima!!

      Eliminar
  3. Me encantan las mermeladas caseras, yo también he hecho este verano y su sabor es incomparable la verdad, una delicia, besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis desayunos tienen otro dulzor con ellas ;P Son una delicia como bien dices Anabel.
      ¿De qué las sueles hacer? ¿Son recetas de familia?
      Un beso guapísima!!

      Eliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Subscribe

Subscríbete