Tarta rústica de limón

sábado, 13 de febrero de 2016

Aún tengo en casa limones que me trajeron mis padres de su huerto, son tan buenos que duran más que los que compramos en cualquier supermercado. Pensando en qué podría gastarlos, me puse a buscar recetas, pero me apetecía algo dulce, un pastel quizás, quería algo diferente, y me topé con esta receta, que además podía utilizar las semillas de lavanda que recolecté de mi jardín el pasado verano. 


Elegí esta receta porque es una tarta más rústica, al utilizar los limones enteros en lugar de solo las ralladuras de limón y su zumo.

Esta tarta de Sarah Graham está basada en una tarta de origen americano que se remonta a 1800, la Shaker Lemon Pie. 


Ingredientes para 6 personas:
Para la masa quebrada dulce:
140 g de harina de trigo
70 g mantequilla
2 cucharadas de azúcar glace
una pizca de sal
1 cucharadita de esencia de vainilla
2 cucharadas de agua
semillas de lavanda

La mantequilla tiene que estar fría y cortada en cubos o taquitos, y como en todas mis recetas, sin lactosa. El agua tiene que estar helada. 

Para el relleno:
1 limón grande
1 1/2 tazas de azúcar glace
2 huevos
1 yema de huevo
1 1/2 cucharadas de harina de maíz
125 g de mantequilla

El limón es entero, con corteza incluida pero sin semillas. La mantequilla en este caso debe de estar ablandada.

Preparación:
Lo primero que vamos hacer es preparar los ingredientes, tanto de la base como del relleno, de esta manera lo tenemos todo listo y no se nos olvidará nada. 

A continuación, preparamos la masa quebrada, para ello, echamos todos los ingredientes excepto el agua en un robot de cocina hasta que la textura se asemeje a las migas de pan. A continuación añadimos el agua muy fría y mezclamos nuevamente hasta que la mezcla se convierta en una bola áspera, que sacamos del robot, envolvemos en film y guardamos en el frigorífico durante 15 minutos.


Mientras la masa está en el frigorífico, preparamos el relleno de la tarta. Cortamos en rodajas el limón y luego troceamos, de esta manera es más fácil quitarle las pepitas. Lo metemos en el robot de cocina o licuadora y vamos a ir añadiendo el azúcar en unas cuatro veces. Cuando la masa esté suave añadimos los huevos y la yema de huevo, la harina de maíz y la mantequilla y batimos hasta obtener una mezcla homogénea.


Precalentamos el horno a 180ºC y colocamos la bandeja de horno en el estante del medio.

Necesitamos un molde para tartas de 15 cm que engrasamos con mantequilla y espolvoreamos harina, para que luego sea más fácil desmontar la tarta.

Sacamos la masa del frigorífico que colocamos entre dos hojas de papel de hornear y, con ayuda de un rodillo, extendemos la masa hasta que tenga aproximadamente 1/2 cm de espesor y comprobando con el molde de tarta que no exceda en demasía de su tamaño. Quitamos el papel de hornear de la parte de arriba y espolvoreamos harina sobre la superficie para que el rodillo, que nos va a ayudar a colocar la masa sobre el molde, no se pegue a la masa. A la vez que vamos enrollando la masa en el rodillo, vamos separándola del segundo papel de hornear. Cuanto más fría esté la masa mejor podremos hacer este paso, por lo que hay que hacerlo todo muy rápido.


Una vez esté la masa sobre el molde, con la ayuda de los dedos la vamos colocando correctamente, hasta que encaje en el molde, y con la ayuda del rodillo nuevamente, cortamos los excedentes. Con el palo de una cuchara de madera damos forma al borde de la masa. 

A continuación añadimos la mezcla y horneamos durante 30 minutos o hasta que la tarta esté cuajada.

Sacamos del horno y dejamos reposar a temperatura ambiente. 

Presentación:
Cuando la tarta está lista, servir con crema fresca o espolvoreando azúcar glace por encima.


¿Qué os parece?


Bon appètit!!!

También te podría interesar

18 comentarios

  1. Me da hambre solo verla. Que bien explicada, Lola,una receta estupenda (y con la lavanda ya no te digo más.. ) un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jijijiji!! Prometo compartir más recetas con lavanda!! ;)

      Eliminar
  2. Tiene una pinta estupenda y con productos del huerto aún más, besitos guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!! Lo bueno de esta receta es que he podido utilizar los productos del huerto de mis padres y de mi jardín. ;D

      Eliminar
  3. Vaya pinta!! me encantan las recetas que llevan limón, me acabas de recordar las galletas de limón con semillas de amapola hummm... feliz san valentín guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!! Y qué ricas tienen que estar esas galletas!!
      Feliz San Valentín guapísimas!!

      Eliminar
  4. !!Que tarta mas buena y original has hecho hoy , con unos ingredientes muy naturales!!. Y que tiene que estar rica, rica...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Encarni!! Ha sido una suerte tienes limones del huerto de mis padres y flores de lavanda de nuestro jardín.

      Eliminar
  5. que buena pinta! y genial que hayas podido utilizar los productos del huerto y del jardín! justo ayer me regalaron una bolsa de limones, solo que no tengo semillas de lavanda, pero quizás puedas sustituirlas por semilas de amapolas...si me animo te cuento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tiene que estar muy rica también con semillas de amapolas. Ya me contarás si la haces.

      Eliminar
  6. Gracias Lola! no tienes idea lo que estuve buscando esta receta!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada!! Ya me contarás cómo te ha salido!!

      Eliminar
  7. Muchas gracias por compartir, cuanta lavanda le pusiste? 1/2 cdita?, no tengo experiencia con la lavanda y no me quiero pasar. Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Una cucharadita de lavanda, pero para la próxima, echaré 1 y 1/2 cucharaditas para potenciar aún más el aroma y el sabor.

    ResponderEliminar
  9. Respuestas
    1. Muchas gracias!! Ha sido todo un descubrimiento!! ;D

      Eliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete