Capítulo 8: El café

lunes, 23 de marzo de 2015


Se dio cuenta de que no había desayunado. Después de la llamada no había tenido cabeza para otra cosa… Ahora necesitaba un café y un buen desayuno.

Después del café se sentía más despejada, preparada para volver a retomar el tema. Le asaltaron las dudas y el miedo. Ella nunca había cuidado de ningún niño, a parte de su hermano pequeño, porque sus padres trabajaban. 

Le gustan mucho los niños y esa niña parecía muy buena y fácil de tratar, el cuidarla no supondría esfuerzo para ella. Ayer sintió algo especial cuando apareció por la puerta y pensó que podrían tener una buena relación. 

Pidió otro café, necesitaba más cafeína… El café en el hotel estaba muy bueno. Si al final decidía aceptar la oferta, lo echaría de menos.


También te podría interesar

0 comentarios

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete