La receta de la felicidad: Gratitud

lunes, 30 de octubre de 2017

Ya estamos en el último lunes del mes, día en el que hablamos sobre el hygge, ese término danés que recoge la felicidad y el bienestar y que para mí es disfrutar de las pequeñas cosas.




Seguimos hablando sobre los puntos fundamentales del Manifiesto Hygge, que os recuerdo que son 10, de los cuales, ya hemos hablado sobre Ambiente, Presencia, Placer e Igualdad. Hoy hablaremos del quinto, Gratitud.




Disfruta y agradece cada momento como si fuera el mejor del día. Hacer los momentos únicos y hacer de ellos un momento inolvidable. 




El momento del desayuno es fundamental para mí y ya os lo he contado muchas veces, pero es que es así. Cuando cojo la taza de café recién hecho entre mis manos y cierro los ojos, disfrutando de su aroma, de su sabor, de cada sorbo... Tanto Monsieur Accidents, como mi hermano Pedro, como mis compañeros del curro, siempre se ríen de mí y dicen: "Ya está ella en su momento café, mira cómo disfruta". Y es que disfrutar de los pequeños detalles es lo mejor. 




Me gusta el momento justo antes de dormir, vuelvo a ser como una niña pequeña, tumbada en la cama bajo el nórdico y escuchando a Monsieur Accidents leyendo un nuevo capítulo del libro que en ese momento "estemos leyendo juntos".  Me voy relajando y, tengo que admitir, me quedo dormida. 




Hay épocas del año en el que el tiempo no nos permite pasar tanto tiempo fuera de casa como el que nos gustaría, esos días en los que la lluvia o la nieve no para de caer y  es reconfortable estar dentro de casa tomando algo calentito o leyendo un buen libro mientras que ves caer la lluvia o los copos de nieve a través de la ventana. 




Pero hay otras veces que podemos disfrutar de un buen paseo en bici o un ruta por los caminos mientras las hojas de los árboles caen a nuestro paso. 




Debido a una promesa, todos los años mi familia va a Granada, recuerdo una vez en la que subimos a Sierra Nevada y una tormenta de nieve nos sorprendió. No podíamos movernos así que toda la familia, mis padres, mi hermano Rafa, abuelos y yo nos metimos en la furgoneta y nos tocó esperar. El paisaje era espectacular y ver nevar desde la ventanas de la furgoneta es algo que no olvidaré. En la parte trasera había un colchón de matrimonio y mi hermano y yo nos pusimos a jugar allí con mi abuelos. Un recuerdo de un momento muy hyggelig en familia.




En el 2010 organicé un viaje a Francia para conocer los castillos cátaros. La sensación de libertad que sentí cuando llegué al Castillo de Montsegur después del camino tan difícil fue muy especial. Entiendo lo complicado que fue el asedio al castillo y terminar con los últimos cátaros que se refugiaron en este impresionante enclave. 




En el 2010 Monsieur Accidents y yo hicimos un viaje al Perú en el que visitamos Machu Picchu. Para la vuelta a Cuzco, sólo pudimos conseguir billetes hasta Ollantaytambo, a 90 km de Cuzco y a más de una hora y media en coche. Nuestro amigo Fernando nos indicó que cogiéramos un taxi oficial y no contratáramos a los taxistas que se ofrecían inicialmente a la salida de la estación. Así que, al salir de la estación pasamos por delante de los taxistas y seguimos caminando y caminando, hasta que se terminaron las luces y no quedaba nadie más. Allí a oscuras, solos y sin posibilidad de volver atrás, nos vimos allí perdidos sin esperanza de volver a Cuzco esa noche y sin tener dónde dormir. 

De repente Monsieur Accidents me avisó que el puertorriqueño que había conocido esa mañana en el tren se había subido a un coche. Salí corriendo, abrí la puerta o más bien dicho, "asalté" el taxi, sorprendiendo a las personas que estaban en su interior. El puertorriqueño por fin dijo "que la conozco que yo la conozco a ella". Por lo que una vez pasado el susto, ya todos un poco más tranquilos compartimos el taxi y una buena charla hasta Cuzco. 


  

Como veis, podemos hacer que cualquier momento sea único e inolvidable, solo depende de que dejemos que el hygge fluya a nuestro alrededor.




El hygge da mucho de qué hablar así que seguiremos el próximo mes. Pero antes de marcharnos os propongo la tarea de este mes, que os paréis a pensar en la gratitud y compartáis con nosotr@s alguno de vuestros momentos únicos e inolvidables.

¡Qué tengáis un feliz lunes y una semana muy hyggelig!

También te podría interesar

4 comentarios

  1. !! Gratitud !! Que bonita palabra , para mi es como darle las gracias a una persona por acompañarte, por hacerte compañía , una llamada cuando lo necesitas, un regalo cuando no lo esperas , que te espere en un sitio determinado .!! Que alegría te da !! o una visita inesperada y muchas cosas mas.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos momentos que se convierten en inolvidables, verdad? De eso se trata 😉
      Que tengas un día muy hyggelig!!

      Eliminar
  2. Me estoy dando cuenta que esto del hyggelig me encanta porque hacer único cada momento y disfrutarlo me parece de lo más importante, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anabel!!
      Deberíamos de disfrutar y agradecer más cada momento como si fuera el mejor del día, así haríamos que esos momentos sean únicos e inolvidables.
      Qué tengas un feliz lunes y una semana muy hyggelig!!

      Eliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete