La receta de la felicidad: Igualdad

lunes, 25 de septiembre de 2017

Ya estamos en el último lunes del mes, día en el que hablamos sobre el hygge, ese término danés que recoge la felicidad y el bienestar y que para mí es disfrutar de las pequeñas cosas. 




Seguimos con los puntos fundamentales del Manifiesto Hygge, que en septiembre le toca el turno al cuarto, la igualdad. 




Cambia, comparte tanto las tareas como el tiempo de disfrute y pon el "nosotros" por encima del "yo".




Nacemos con un rol que nos impone la cultura, la educación, el entorno,... cuando deberíamos de ser libres para elegir con el que nos sentimos más cómod@s o el más adecuado a nosotr@s, sin tener que preocuparnos de estereotipos o tabúes. 






Cuando yo era niña, mi abuela me llevó a aprender a bordar, mi madre me enseñó otras labores para ser una buena ama de casa. Pero a mí lo que me gustaba era ir al huerto con mi abuelo a plantar patatas, tomates,... El día que mi abuelo me regaló una pequeña azada, fui la niña más feliz del mundo.




He tenido la suerte de que en mi familia hay más niños que niñas, así cuando nos juntábamos todos los primos, acabábamos jugando a los soldaditos y las guerras, a construcciones (como el Exin castillos), a las canicas, a policía y ladrón, al fútbol,... creo que por esto yo siempre he tenido tantos amigos como amigas.




Somos tres hermanos, yo la niña y la mayor, por lo que tenía que ayudar a mi madre con las tareas de la casa. Pero al ser la mayor, también tenía que ayudar a mi padre con sus tareas, como limpiar la piscina, cuidar de los animales y el huerto,..., así que sí, había diferencia de género, pero sólo para las tareas domésticas, las propias de la mujer, no para todas. ¿Dónde estaba la igualdad? A ver, que no me quejo, aunque sí reconozco que en su día lo hice, pero porque veía que era yo la que lo hacía todo mientras que mi hermanos jugaban y disfrutaban. 

Creo que para fomentar la igualdad, se debería de hacer un reparto equitativo de las tareas domesticas, implicando a todos los miembros de la familia por igual. 




Hay sociedades femeninas como la danesa en la que se basa en la solidaridad y cooperación, mientras que otras como la española, son más masculinas, en las que el machismo aún sigue muy presente. 

Una vez que estuve en el Sur de Francia con mis cuñados y Monsieur Accidents, en un restaurante de Albi, nos repartieron las cartas y en mi carta no figuraban los precios, así que cuando llegó el camarero a tomarnos nota y nos dijo que si teníamos alguna duda, le pregunté por los precios de los platos y nos explicó que a la mujer se le da una carta sin precios porque ella no paga, es el hombre el que lo hace. Esto es otro ejemplo de que la igualdad no está presente en muchos aspectos en muchos países. 




Un punto que para mí también es importante es tener la libertad de expresar tus sentimientos, ya seas hombre o mujer, creo que es saludable. ¿Cuantas veces habéis oído "los niños no lloran, eso son cosas de niñas"? Si queremos ser auténticos debemos expresar nuestros sentimientos y no guardarlos porque la sociedad o cultura considere que es símbolo del sexo débil.

Creo que el periodo de baja ya sea por maternidad como por paternidad, debería de ser a elección de los padres, no impuesto. Debería de ser la familia la que elija qué miembro es el que se coge la baja, sopesando sus circunstancias, porque cada familia es un mundo y no todas son iguales. 




En cuanto a la sexualidad, se tiene que ver como algo natural. Recuerdo que cuando era niña, en mi casa no se cerraba ninguna puerta, así que podías ver desnudos a mis padres, era algo natural, sin tabúes,...De hecho, muchas noches nos bañábamos desnudos todos en la piscina. 

Cuando mis padres nos llevaron a mi hermano y a mí a conocer Ceuta, donde mi padre había hecho la mili, compramos un proyector de cine y películas, tanto infantiles como de adultos. Recuerdo las reuniones con los amigos de mis padres y sus hijos, poníamos el proyector en la habitación de mis padres y las imágenes se proyectaban a tamaño natural en la pared. Primero veíamos las películas de dibujos con Speedy Gonzales, el ratón más rápido de México, nos encantaban. Y luego le tocaba a los padres ver sus películas, pero siempre con la puerta abierta, de manera que nosotros también las podíamos ver, pero preferíamos jugar. Con algo tan simple como ver el sexo como algo natural, los niños crecen con una mente más sana y abierta. 

Cuando veía a mis prim@s y otr@s niñ@s que intentaban ver a otras personas del sexo contrario desnudos y con la malicia con lo que lo hacían... agradecía la educación que mis padres me habían dado. Como siempre, lo prohibido es lo que motiva más y al final es lo que nos lleva a cometer errores. 

Cuando un chico se acuesta libremente con muchas chicas se le felicita, podemos oír como sus amigos y familiares le dicen: machote, campeón, eres un crack,... Mientas que si es una chica la que se acuesta libremente con muchos chicos, la situación cambia y podemos oír cosa como si es una puta, qué guarra,... ¿Dónde está la diferencia? ¿Dónde está la igualdad? En algunos países seguimos teniendo una mentalidad muy cerrada, machista,... 




En cuanto al ámbito profesional, todos sabemos que aún queda mucho por hacer, ya que muy es frecuente ver que una mujer con el mismo puesto que un hombre tiene un salario inferior, por poner un ejemplo. En muchas empresas, una mujer tiene que demostrar mucho más que un hombre para conseguir un mismo puesto y unas mismas condiciones. Estas diferencias cada vez son menos frecuentes, pero aún están ahí y tenemos que seguir luchando para que la igualdad esté más presente en el sector laboral.  

Cuando me fui a vivir a Madrid, tenía un trabajo de comercial con el que ganaba más dinero que mi pareja, de hecho fui yo la que le pagué el Master de Marketing y Comunicación que hizo. Un día, hablando con un amigo del colegio me preguntó cuanto ganábamos en Madrid y cuando vio que yo ganaba más me preguntó que si mi pareja me lo permitía y si no había hecho algo al respecto... Me quedé... no entendía a qué se refería en ese momento, o sí pero no me esperaba que viniera de un chico de mi edad. Y es que para él, como para much@s, es el hombre el que tiene que llevar el dinero a casa y sí, la mujer puede entretenerse con un trabajo, pero que no sea el que tenga mayor peso económicamente hablando, claro.

Una vez me hicieron una entrevista para una empresa de productos lácteos bastante famosa, en la que mi formación y experiencia laboral no fue tan valorada como mi físico. Me sentí tan humillada, tan mal allí de pie, en el que los tres entrevistadores, hombres, valoraban mi físico y cuerpo en lugar de mi formación, experiencia laboral,... Cuando me dijeron ya te llamaremos para darte una respuesta les contesté que no hacía falta, que no estaba interesada en trabajar con ellos. 




Resumiendo... Cada vez somos más conscientes de que para llegar a la igualdad hay que fomentarla desde la infancia, pero creo que en algunos países aun queda mucho por hacer.

La igualdad entre hombres y mujeres crea una sociedad con armonía, donde la mujer tiene la oportunidad de realizarse, tanto en el ámbito personal como en el profesional, y al hombre le genera o da más tiempo libre para invertirlo en su familia. 

Hay que hacer partícipes a l@s niñ@s de las tareas de la casa, por igual, sin diferencias, como por ejemplo, preparar la comida juntos, sí, se tarda más, pero también se disfruta más. 




El hygge da mucho de qué hablar así que seguiremos el próximo mes. Pero antes de marcharnos os propongo una tarea para este mes, que compartáis con nosotr@s un aspecto en el que fomentáis la igualdad y otro en el que creáis que necesitáis mejorarla. Seguro que entre tod@s podremos ayudar a que la igualdad mejore.

¡Qué tengáis un feliz lunes y una semana hyggelig!

También te podría interesar

27 comentarios

  1. Es a nuestra generación (digo la mía no la tuya) la que nos ha costado luchar por el cambio y todavía queda muchísimo por hacer. Mis padres han sido muy machistas para algunas cosas (digo padres porque mi madre era peor, jaja) por ejemplo para la píldora y esas cosas iban a Francia porque aquí no había, todo viene unido, ahora las chicas disfrutan de una libertad gracias a Dios que nosotras hemos tenido a medias porque nuestras madres 0 patatero.....Como he dicho siempre habrá cosas por hacer, yo para empezar he educado a mis dos hijos exactamente igual a la hora de las cosas de casa, Carlos cocina y friega igual que Maialen, y ha vivido solo y no hay problema, pero después hay cosas innatas que son imposibles de cambiar creo yo...así que a seguir luchando.....Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marialuisa!!
      Nuestros padres han tenido una educación machista y nos han educado como han podido. En mi familia la mujer, en muchas ocasiones, ha sido más machista que el hombre, pero es por la educación recibida. Por lo que nosotr@s debemos de educar a nuestr@s hij@s, sobrin@s, ... en base a la igualdad.
      Poco a poco las cosas van cambiando y, pese a que parte de la juventud es machista, no es la mayoría. Y tenemos que seguir luchando por la igualdad.
      Siempre digo que los extremos siempre son malos, que lo bueno está en el medio, en el equilibrio y eso es lo que tenemos que intentar buscar y encontrar. En algunas cosas será fácil y en otras situaciones será más difícil, en incluso habrá ocasiones no nos resulte imposible, pero lo debemos de intentar...
      ¡Qué tengáis un feliz día y un fin de semana hyggelig!

      Eliminar
  2. Lola, me ha encantado leerte. Cuánta razón y cuántos recuerdos. Y respecto a lo que aún queda por hacer. . . petite a petit l'oiseau fait son nid. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David!! (O Andrés) ;P
      Sí, son muchos recuerdos...
      Así es, aún queda mucho por hacer. Y como dices, poco a poco el pájaro hace su nido..., muy buena frase.
      Un beso guapísimo!!

      Eliminar
  3. !!Que buen posst has publicado y cuanta razón tienes !!.Hemos avanzado mucho en temas de igualdad, todavía nos quedad mucho que luchar las mujeres por que se nos reconozca nuestros derechos que somos iguales al hombre. Y desde luego que hay que empezar desde pequeños enseñándoles a no diferenciar y a compartir las tareas de la casa y el trabajo. También educandolos en el respeto de pareja y compartir juegos. Vuestra generación ya va cambiando mucho , esperemos que la que viene sea mas y mejor . Las fotografías preciosas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hemos avanzado mucho, peor aún nos queda...
      Estoy viendo Outlander, una serie que me gusta mucho y en el primer capítulo de la tercera temporada, en una reunión un hombre le decía a la protagonista "....tengo entendido que las mujeres no son muy competentes en sus estudios. La experiencia del pasado ha puesto de manifiesto que muy pocas mujeres han llegado a médicos... Pero estoy seguro de se alegrará de retomar asuntos domésticos más propios de una mujer de la mujer tras el final de la guerra..." Esto nos muestra cuánto hemos avanzado pero aún nos queda mucho camino por recorrer.
      Es importante educar a los hijos desde pequeños en este aspecto, haciendo un reparto de tareas de casa y del trabajo sin diferenciación, así como a respetar a la pareja y a compartir.
      Me alegro de que te gusten las fotografías!!
      ¡Qué tengas un fin de semana hyggelig!

      Eliminar
  4. Que buen post Lola, pues la igualdad es una utopía aunque es cierto que en unos años se ha avanzado mucho pero queda bastante, me acuerdo cuándo comencé a trabajar con 14 años era porque a mi padre no le parecía que las mujeres estudiasen porque no lo aprovechaban ya que luego se casaban y tenían hijos... vamos que no ha dado ni una conmigo.. jajaja
    Que fuerte lo de la carta en francia, a mí me pasa a menudo que cuando pago le dan las vueltas a Luis o cosas de esas que me ponen del higadillo... en fin.
    Espero que poco a poco se vayan limando estas asperezas y el tabú de una mujer que se gana la vida y tiene un sueldo mayor que el de un hombre se estinga pronto porque a mí me pasa mucho si fuese hombre sé que cobraría bastante más y tendría mejores oportunidades, es triste pero es así.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!!
      No sé si ves la serie Outlander, a mi me encanta y este mes ha comenzado su tercera temporada. Pues en el primer capítulo, en una reunión un hombre le dice a la protagonista "....tengo entendido que las mujeres no son muy competentes en sus estudios. La experiencia del pasado ha puesto de manifiesto que muy pocas mujeres han llegado a médicos... Pero estoy seguro de se alegrará de retomar asuntos domésticos más propios para una mujer tras el final de la guerra...Por supuesto, qué mujer no lo estaría..." Esto nos muestra cuánto hemos avanzado pero aún nos queda mucho camino por recorrer.
      Y es que nuestros padres y nuestras madres crecieron con una educación machista y es normal que ell@s nos hayan intentado educarnos en base a como a ell@s l@s han educado y lo mejor que han podido.
      Hay muchos detalles como lo de la carta en Francia, o como que las vueltas de lo que tú pagas se las den a tu pareja,.... O como lo que me pasó en el viaje al Perú, que en un aeropuerto estaba con Monsieur Accidents y mi amigo Alfonso en la puerta de embarque (no recuerdo bien a dónde volábamos) y le preguntaron a mi amigo que si estaba embarazada. Me molestó más que me ignorasen por completo (ya que no me lo preguntaron a mí directamente estando más cerca y cuando contesté no me hicieron caso, hasta que Alfonso no contestó no nos dejaron pasar) que me vieran gorda.
      En cuanto al ámbito profesional, se tiene que seguir luchando para que haya igualdad de condiciones y salarios independientemente de que el trabajador sea hombre o mujer.
      ¡Qué tengas un fin de semana hyggelig!

      Eliminar
  5. Hola Lola preciosa. Lo primero felicitarte por este pedazo de post que lea quien lea seguro que le va a hacer reflexionar. ¡Cuánta razón tienes al pedirnos que cambiemos el nosotros por el yo! Pero muchas veces sale sin querer, aunque tengas asumido que es cosa de dos. Seguimos viviendo en una sociedad donde las mujeres tenemos que justificarnos con todo lo que hacemos y en la que aún seguimos luchando por algo tan normal y lógico como es la igualdad. Mi familia es algo distinta de la tuya, en mi caso somos 3 hijas, mi madre tuvo que dejar de trabajar, por "petición" de mi padre y él no se planteaba compartir absolutamente ninguna tarea de las supuestamente asignadas a mi madre. Menos mal que eso ha ido cambiando poco a poco, aunque aún le sale de vez en cuando la vena machista con las cosas del hogar. Respecto a lo de lo que ocurre en otros paises me parece de neardentales, pero cualquiera dice algo con los tiempos que corren y lo pirada que está la gente. En este sentido somos unos predilegiados al poder vivir en un país donde la mujer no es sumisa del hombre. Por otro lado, sin embargo, creo que España está muy muy atrasada con el tema de las bajas por maternidad/paternidad, aunque ahora hemos dado un saltito y a los hombres les conceden 1 mes. En Europa hay muchos lugares, por no decir la mayoría, donde la baja por tener un bebé es mucho más larga y con mejores condiciones para ambos papis y no tienen la necesidad de dejar a su bebé con 16 semanas en manos de otra persona para que te lo cuide porque si no nos incorporamos a nuestro trabajo claramente lo perdemos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ruth!!
      Me alegro de que te guste este post. La igualdad es importante para lograr la receta de la felicidad, aunque haya muchas personas que no se hayan dado cuenta todavía y sigan viviendo en un ambiente machista.
      Es una pena que la mujer se tenga que justificar siempre mientras que el hombre no lo necesite hacer. ¿Donde está la diferencia? ¿Donde está la igualdad?
      No sé si ves la serie Outlander, a mi me encanta y este mes ha comenzado su tercera temporada. Pues en el primer capítulo, en una reunión un hombre le dice a la protagonista "....tengo entendido que las mujeres no son muy competentes en sus estudios. La experiencia del pasado ha puesto de manifiesto que muy pocas mujeres han llegado a médicos... Pero estoy seguro de se alegrará de retomar asuntos domésticos más propios para una mujer tras el final de la guerra..." Esto nos muestra cuánto hemos avanzado pero aún nos queda mucho camino por recorrer, y si no, que se lo pregunten a tu madre, no?
      Es muy importante que cambiemos, que compartamos tanto las tareas como el tiempo de disfrute y pongamos el "nosotros" por encima del "yo".
      Tienes razón en que, pese a que España aún está muy atrasada en esta aspecto, la mujer es sumisa del hombre como en otros. Debemos de seguir cambiando y mejorando. Como en el tema de la baja por maternidad y paternidad, y que esto no afecte al puesto de trabajo de la mujer de forma negativa.
      ¡Qué tengas un fin de semana hyggelig!

      Eliminar
  6. Hola guapa!!
    Me ha encantado tu post, realmente cuando somos pequeños nos quedamos con todo ese aprendizaje que nuestros padres y familiares nos enseñan, que curioso que te gustara la azada y no coser, a mí mi madre también me enseño a coser pero a mí me gustaba mas leer y quedarme con mi padre en la finca, viendo las mariposas y jugando con los caracoles etc...me encantaba y me gusta ahora...pero siempre nos enseñaron que lo mismo era mis hermanos que yo, siempre igualdad. Es muy bueno expresar nuestros sentimientos. Pues me ha gustado mucho, Siempre enseñándonos mas del Hiygge.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra!
      Educar a los más pequeños de la casa en base a la igualdad es fundamental y dar libertad para que sea ell@s mism@s también. Me alegro de que en tu casa haya sido así.
      Es importante es tener la libertad de expresar los sentimientos, independientemente de que seas niño o niña, hombre o mujer, creo que es bueno para nuestra salud.
      Me alegro de que te haya gustado este nuevo post sobre el hygge donde buscamos entre todos la receta de la felicidad. Ya sabes que el último lunes de cada mes tenemos una cita ;P
      ¡Qué tengas un día muy hyggelig!

      Eliminar
  7. Me he quedado pillada con que en Francia no te dieron una carta con los precios...Yo no soy partidaria de la discriminación positiva (que es lo que entiendo en ese caso), sino de la igualdad. Además como dices tú, que se valore por las capacidades y no por el físico. Por otro lado entiendo que te tocaran a ti las tareas y no te quejaras porque no te habían enseñado otra cosa, pero me parece perfecto que en tu familia no lo hayas aplicado. Y por mucho que se clame por la igualdad en España sigue primando el machismo y ojo con las mujeres, que a veces son más machistas que los propios hombres, sobre todo si son mayores, bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula!!
      También estoy a favor de la igualdad y tampoco soy partidaria de la discriminación, ya sea negativa como positiva. Siempre que vamos de viaje solemos poner un bote y de ahí se paga todos los gastos comunes, sin hacer diferenciaciones, es lo mejor.
      En cuanto al ámbito laboral, aún queda mucho por conseguir la igualdad. Es una pena que se valore más el físico, el sexo,... de la persona antes que la formación, la experiencia,...
      Hay muchas mujeres machistas y es una pena que nosotras mismas nos tiremos piedras en nuestro propio tejado. Te voy a contar algo que me molestó mucho en su día: Cuando aún estaba en Córdoba viviendo con mis padres, a mi tía la operan y no se podía quedar sola, así que me tocó a mí quedarme con ella en el hospital. ¿Y por qué a mí? le pregunté a mi madre que me contestó que mi prima (su hija) no podía porque tenía un niño pequeño y no lo iba a dejar sólo (y el padre de la criatura ¿no podía cuidarlo? Pues no por que es hombre...); mi primo y mi tío (su hijo y marido) no podía porque eran hombres; y yo que trabajaba por la mañana, tenía que irme a comer al hospital con ella antes de irme a clase y luego volver. No le veía lógico. Y es que es así, muchas familias españolas son machistas, y las mujeres lo son más aún que los hombres. Confiemos en que esto cambie.
      Ya sabes que tenemos una cita el último lunes de cada mes donde hablamos sobre el hygge y buscamos entre todos la receta de la felicidad.
      ¡Qué tengas un día muy hyggelig!

      Eliminar
  8. Es cierto nacimos con un rol pero deberíamos ser libres para cambiarlo según nos sintamos cómodos! en mi casa yo fui hija única o sea que del tema de igualdad no puedo decir nada, pero si que lo veo en familias con hijos e hijas y si, el reparto de las tareas debería ser equitativo, eso es lo justo! bueno y lo de quien tiene que ganar mas ya… fuf, de verdad que hay gente que no evoluciona :( y lo de no darte la carta con los precios… uff que cosas y que indignación con muchas de ellas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa!!
      Así es, nacemos con un rol que nos impone la cultura, la educación, el entorno,... cuando deberíamos de ser libres para elegir con el que nos sentimos más cómod@s o el más adecuado a nosotr@s, sin tener que preocuparnos de estereotipos o tabúes.
      Deberíamos ser más conscientes de que para llegar a la igualdad y conseguir una sociedad con armonía, tanto en el ámbito personal como en el profesional, hay que fomentarla desde la infancia.
      Lo de la carta sin precios... bueno, esto es un ejemplo de que hay sociedades en las que el machismo aún sigue muy presente.
      Ya sabes que tenemos una cita el último lunes de cada mes donde hablamos sobre el hygge y buscamos entre todos la receta de la felicidad.
      ¡Qué tengas un día muy hyggelig!

      Eliminar
  9. Hola guapa!
    Pues yo de niña era muy de princesitas, jugar a las barbies, hacer ballet y muy cocinitas... y en casa éramos todo chicas (no podíamos ser más típicas, jaja)! Pero estoy totalmente de acuerdo en que cada uno haga lo que le plazca.
    Y una educación igualitaria y sin tabúes como dices es la base de todo lo demás.
    Afortunadamente en mi trabajo nunca he encontrado ningún problema por ser mujer, y espero que siga así!
    Yo no quiero pensar que sea un utopía (aunque me he quedado muerta con lo de la carta sin precios); sino que es un camino a recorrer.
    XoXo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura!!
      Tu infancia ha sido muy distinta a la mía, tu rodada de niñas en un mundo de princesitas y yo rodeada de niños con juegos de balón, canicas, carreras, guerras,...Pero lo importante es que tengamos la libertad de elegir el rol con el que nos sentimos más cómod@s o el más adecuado a nosotr@s, sin tener que preocuparnos de estereotipos o tabúes. Y para ello debemos de crecer en con una educación igualitarias, como bien dices, que deberíamos fomentar desde la infancia.
      Me alegro de que en el ámbito laboral no te hayas encontrado en una situación de desventaja por el hecho de ser mujer. No sé si ves la serie Outlander (a mi me encanta), pues en el primer capítulo de su tercera temporada, en una reunión un hombre le dice a la protagonista "....tengo entendido que las mujeres no son muy competentes en sus estudios. La experiencia del pasado ha puesto de manifiesto que muy pocas mujeres han llegado a médicos... Pero estoy seguro de se alegrará de retomar asuntos domésticos más propios para una mujer tras el final de la guerra..." Esto nos muestra cuánto hemos avanzado pero aún nos queda mucho camino por recorrer.
      Lo de la carta sin precios... bueno, esto es un ejemplo de que hay sociedades en las que el machismo aún sigue muy presente.
      Ya sabes que tenemos una cita el último lunes de cada mes donde hablamos sobre el hygge y buscamos entre tod@s la receta de la felicidad.
      ¡Qué tengas un día muy hyggelig!

      Eliminar
  10. HOla Lola, me ha encantado el post de hoy sobre la igualdad. Es verdad que aunque la sociedad haya evolucionado, en el tema de la igualdad aun estamos en pañales. Dehecho yo lo he visto en mi propoia casa, ya que mi madre tiene a mi hermano en "palmitas" (vamos, que si élle pide un colacao, ella se lo hace), y sé que no es consciente de ello, pero al final la educación que recibió la ha hecho ser así. En ese sentido yo he salido un poco más rebelde y ahora con mi chico intentamos repartir las tareas. Yo cocino a cambio de que él friegue; y cuanto toca limpieza de la casa él se encarga de los baños, porque yo odio limpiarlos jejeje. Ojalá nuestra sociedad se vaya dando cuenta de lo abusrdo de esa distinción.
    Por cierto, que he alucinado con la anécdota del restaurante francés.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Leyre!!
      Me alegro de que te haya gustado el post de este mes sobre la igualdad, uno de los diez puntos fundamentales del Manifiesto Hygge.
      Nuestros padres y nuestras madres crecieron con una educación machista y es normal que ell@s nos hayan intentado educarnos en base a ella y lo mejor que han podido. Lo bueno es que cada vez somos más conscientes de que para llegar a la igualdad y conseguir una sociedad con armonía, tanto en el ámbito personal como en el profesional, hay que fomentarla desde la infancia. Y con un gesto tan pequeño como es el hacer partícipes a l@s niñ@s de las tareas de la casa, por igual, sin diferencias, como por ejemplo, preparar la comida juntos, cambiarían mucho las cosas.
      El reparto de tareas del domesticas es fundamental para que haya igualdad en un hogar y el hygge nos envuelva. En nuestro caso estamos reeducando a nuestras parejas en este sentido y, aun así, hemos tenido suerte de que ellos quieran cambiar.
      Lo de la carta sin precios... bueno, esto es un ejemplo de que hay sociedades en las que el machismo aún sigue muy presente.
      Gracias por tus comentarios y ya sabes que tenemos una cita el último lunes de cada mes para hablar sobre el hygge y buscar entre tod@s la receta de la felicidad.
      ¡Qué tengas un día muy hyggelig!

      Eliminar
  11. Hola Lola,
    Me has dejado sin palabras con tu post porque mientras leía tu post me has puesto a reflexionar sobre la igualdad como receta de la felicidad y como punto fundamental del Manifiesto Hygge.
    Cuando estudié la carrera (Derecho) teníamos un asignatura (derecho constitucional) y en ella, obviamente, analizamos el artículo 14 de la Constitución española que trata precisamente de la Libertad y lo que más me llamó la atención era la interpretación jurisdiccional sobre dicho derecho que, a muy resumidas cuentas, venía a decir que la igualdad consiste en tratar igual a los iguales y tratar desigual a los desiguales. Y me di cuenta que la jamás lo había visto desde ese punto de vista porque la sociedad entiende la igualdad desde un punto de vista simplista. Cuantas veces hemos escuchado a los hombres decir a las mujeres ¿no queréis igualdad? Pues venga, a hacer taladros, a cargar sacos y a trabajar en la mina. Y eso es algo que hay que cambiar porque esa interpretación simple no es la verdadera igualdad. Me parece increible que aún hoy día, en pleno siglo XXI, de revolución tecnológica y donde la ciencia ficción se está convirtiendo en realidad aún se eduquen a muchos hijos en valores machistas que degradan a la humanidad.
    Estoy contigo, la educación es fundamental y hay que implicar a los hijos en las tareas de la familia sin discriminar según el sexo. Ojalá entre todos podamos cambiar las cosas. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar!!
      Es lo que intentaba, con este post y esta sección del blog, que reflexionemos y busquemos entre tod@s la receta de la felicidad y para ello tenemos que hablar de la igualdad, uno de los diez puntos fundamentales del Manifiesto Hygge.
      Tuve varias asignaturas de derecho cuando estudiaba empresariales en la universidad y no recordaba el artículo 14 de la Constitución española ni que en él se indicara que la igualdad consiste en tratar igual a los iguales y tratar desigual a los desiguales. Tampoco lo he visto desde ese punto de vista tan simplista y es para pensar en ello.
      No sé si ves la serie Outlander (a mi me encanta), pues en el primer capítulo de su tercera temporada que se desarrolla alrededor de los años 50, en una reunión un catedrático le dice a la protagonista "....tengo entendido que las mujeres no son muy competentes en sus estudios. La experiencia del pasado ha puesto de manifiesto que muy pocas mujeres han llegado a médicos... Pero estoy seguro de se alegrará de retomar asuntos domésticos más propios para una mujer tras el final de la guerra..." Esto nos muestra cuánto hemos avanzado, pero aún nos queda mucho camino por recorrer, ya que hoy en día, en pleno siglo XXI, sigue habiendo sociedades en las que el machismo aún sigue muy presente.
      Cada vez somos más conscientes de que para llegar a la igualdad y conseguir una sociedad con armonía, tanto en el ámbito personal como en el profesional, hay que fomentarla desde la infancia, con una educación en la que podamos ser libres para elegir el rol con el que nos sentimos más cómod@s o el más adecuado a nosotr@s, sin tener que preocuparnos de estereotipos o tabúes. Podemos comenzar haciendo partícipes a l@s niñ@s de las tareas de la casa, por igual, sin diferencias.
      ¡Qué tengas un día muy hyggelig!

      Eliminar
  12. Me ha encantado. Estoy de acuerdo en que tendría que haber una mayor igualdad. Yo en mi casa siempre he visto a mi padre cocinar o fregar platos si era necesario y a mi padre usando el taladro. Ahora, yo, como madre de niña y niño espero ser capaz de educarles en igualdad y que tanto ella como él ayuden en las tareas de casa porque de esa manera seremos más felices.
    Muy buen post! Comparto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arantxa!!
      Me alegro de que te haya gustado el post, ya sabes que el últimos lunes de cada mes nos reunimos para buscar la receta de la felicidad y hablar sobre el hygge.
      En mi casa mi madre se encargaba de las tareas domesticas y mi padres era el que usaba el taladro, estaba muy definidos los roles, al contrario que en tu familia. Esto nos muestra que cada vez somos más conscientes de que para llegar a la igualdad y conseguir una sociedad con armonía, tanto en el ámbito personal como en el profesional, hay que fomentarla desde la infancia, con una educación en la que podamos ser libres para elegir el rol con el que nos sentimos más cómod@s o el más adecuado a nosotr@s, sin tener que preocuparnos de estereotipos o tabúes. Y para ello debemos comenzar haciendo partícipes a l@s niñ@s de las tareas de la casa, por igual, sin diferencias, como tú lo estás haciendo.
      Gracias por tus comentarios y por compartirlo guapísima!!
      ¡Qué tengas un día muy hyggelig!

      Eliminar
  13. Perdona mi asusencia Lola entre la mudanza no he tenido mucho tiempo, pero hoy me pongo al día, que bonito es poder disfrutar de igualdad para todos, besitos guapísima

    ResponderEliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Subscribe

Subscríbete