Salmorejo de cerezas

lunes, 29 de mayo de 2017

Cuando llega el buen tiempo, siempre retomo las recetas más frescas que hace mi madre desde que era niña, como el salmorejo cordobés.

Los cordobeses preparamos esta receta durante todo el año, de hecho, desde que recuerdo, en el frigorífico de casa de mis padres nunca falta un bol lleno de salmorejo para comer o cenar, para cuando se quiera. 

Es un plato muy saludable, bajo en calorías, no contiene colesterol y es rico en vitaminas y ácidos grasos monoinsaturados.

Pero a mí me gusta experimentar, y buscar nuevos sabores aunque mantenga también los de siempre. Y con el salmorejo me gusta hacerlo, quizás porque me gusta mucho y para no estar siempre repitiendo el mismo sabor, intento añadirle otro toque de vez en cuando. 

Ya compartí con vosotros el salmorejo de higos, un poco más dulce que el tradicional y que está delicioso.

Aprovechando que es temporada de cerezas y que quería unirme al reto de este mes de Facilísimo, "Mes de la cereza/picota", vamos a hacer un salmorejo de cereza.


  

Esta receta aporta las propiedades y beneficios tanto de las verdura como las frutas de color rojo, ayudándonos a estimular nuestro sistema inmunológico, mejorar la circulación de la sangre y la absorción del hierro, retrasar el envejecimiento, proteger nuestra piel del sol, mejorar el estado de ánimo y a protegernos contra enfermedades cardiovasculares, de carácter neurológico y el cáncer (próstata, estómago, mama, pulmón y cuello de útero). Además son potentes antioxidantes con efecto antiinflamatorio. 




Vamos con los ingredientes que necesitamos:
400 g de tomates
600 g de cerezas
150 g de pan
100 g de aceite de oliva virgen extra (aove)
1 diente de ajo
10 g de sal
1 chorreoncito de vinagre de módena

Los tomates tienen que estar maduros y, aunque para el salmorejo cordobés y el salmorejo de higos los tomates se pueden pelar previamente, en este caso no lo vamos a hacer.

El pan que vamos a utilizar es del día anterior. 

La sal que vamos a añadir es gorda, en mi casa siempre se ha hecho así.

El vinagre va a potenciar su sabor, la cantidad depende del paladar de cada uno, al gusto.

Preparación:
Lavamos y secamos bien tanto los tomates como las cerezas. 

A continuación, vamos a deshuesar las cerezas y para ello, he optado por el siguiente truco.




Para ello necesitamos una botella y una pajita, colocamos la cereza en la boca de la botella y presionamos el corazón de la cereza, el hueso cae en el interior de la botella y el fruto lo echamos en el vaso de la batidora o del manipulador de alimentos con el que vamos a hacer el salmorejo.  




No tiro los huesos, en mi cocina no se tira nada, ya os comentaré en otro post en que los utilizaré. 

Una vez hemos terminado de deshuesar las cerezas, partimos en cuartos los tomates y los añadimos al vaso de la batidora, cerramos y batimos. 




A continuación lo colamos para quitar los restos de piel tanto de las del tomate como de las cerezas, así como las pepitas de los tomates y obtener una crema más fina y suave.

Pelamos el ajo, le quitamos el centro para que no se repita y reservamos.

Lavamos el vaso de la batidora y secamos bien.  Añadimos la crema de tomate y cereza, el ajo, el aove y la sal. Batimos.  

Troceamos el pan y lo añadimos a la crema, dejamos reposar unos minutos para que se ablande y sea más fácil de triturarlo.  Batimos.

Para terminar, le echamos un chorreoncito de vinagre y volvemos a batir.

Es importante probarlo y añadir lo que veamos necesario. En mi caso, suelo añadir solo vinagre si lo necesita, pero nada más. 

Vertemos la crema en un bol, jarra o botella y lo metemos en el frigorífico durante un par de horas para que esté bien fresco a la hora de servirlo.




Presentación:
Lo podemos servir en un plato hondo, cuenco o cazuelita, como lo hacen en Córdoba. Rociamos con un chorreoncito de aove, espolvoreamos unas pipas de calabaza y colocamos unas cerezas para coronar el plato.






Las pipas de calabaza las podemos sustituir por unos pistachos troceados. Y las cerezas se pueden sustituir por unas virutas de jamón, el toque tradicional del salmorejo, que siempre queda bien.

¿Qué os parece? ¿Lo habéis probado? Está buenísimo. 

Bon appétit!!!

También te podría interesar

16 comentarios

  1. Buenos días, solo a ti se te podía ocurrir tanta variación de salmorejo, como te imaginaras soy una incondicional del tradicional, el que siempre he visto en casa, y suelo ser bastante reticente a según que cambios. Debo añadir que con esta receta has picado mi curiosidad.. te mantendré informada... un beso.

    ResponderEliminar
  2. !!! Que buena receta y diferente del salmorejo !!!. Hoy la nueva cocina cordobesa introduce mucha variación en el salmorejo de pistachos de trufa de tinta de calamar ect.. , pero esta de cerezas tiene que estar muy buena y refrescante con los calores de ahora. La pienso hacer .

    ResponderEliminar
  3. Uy, esto tiene una pinta buenísima...me encantan las cerezas y mato por salmorejo, así que ¡esto no puede estar malo!..
    Gracias..lo probaré
    Un besito...y sigo poniéndome al día.
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  4. Espectacular la combinación. Deliciosa!!

    ResponderEliminar
  5. Tiene una pinta deliciosa como todo lo que haces pero me ha llegado lo del deshuesado, es perfecto para hacerlo con los peques sin destrozar la cereza!!! gracias!

    ResponderEliminar
  6. Tiene una pinta deliciosa y es que el salmorejo es la mejor opción para estos días que ya empieza a hacer calor, besitos guapísima y gracias por compartir esta delicia

    ResponderEliminar
  7. Hola Lola!!! Salmorejo de cerezas y salmorejo de higos??? Ahora si que me has sorprendido… Nunca los había oído. El salmorejo que siempre he probado ha sido el salmorejo cordobés. Que por cierto está buenísimo. Ahora mismo le paso la receta a una amiga que es de Badajoz a ver si se atreve con éste. Ya que a ella le encanta hacer el salmorejo tradicional con trocitos de jamón serrano … Bss y gracias por la original receta!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola guapa!
    Me enamoré, me ena ena enamoréeeeee. Vi tu receta y me lanzaré , me me me lanzaré! Jajaja Sorry, estoy con un pelín de fiebre.
    Pero en serio la receta de salmorejo que nos presentas hoy se sale, de verdad de la buena. Supongo, y ojo, que no es por desmerecer la receta en sí, pero al ver esas pedazo fotos, que a una le tienen inlove total... Así que una vez más felicidades por ellas.
    Vamos a la receta, o mejor antes al truquillo de cómo quitar los huesos de las cerezas. Me parece una súper idea. La verdad es que deshuesar una cereza es de las cosas más engorrosas. Al menos a mí me lo parece. Sobre lo de guardar los huesos de las mismas, a mí también se me ocurre hacer algo con ellos... Pero me callo, no vaya a ser la misma idea y te "jorobe" la sorpresa Jejeje
    Ahora sí, la receta.
    Para empezar, tú que eres de la tierra, he oído mil versiones de las diferencias entre un salmorejo y un gazpacho, pero la verdad es que a mí me parecen platos gemelos.
    Por cierto, gracias por recordar los beneficios de las frutas y verduras rojas. Ya sabes que un aporte de información sobre la salud, me pierde ^_^
    Mira que hoy no estoy para mucha gerra, vamos no tengo ni pizca de hambre, pero sin duda ese plato de salmorejo con esas pipas de calabaza me lo comía sin rechistar.
    Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  9. Ay Lola, con lo que me gusta a mi tu tierra, las cerezas y el salmorejo.... que cosa más rica!! Vamos es que ya estoy tardando en preparar este delicioso salmorejo de cerezas que nos traes!!

    A mí me encanta el salmorejo, es EL PLATO esencial que no falta en mi casa en todo el verano. Super refrescante y te arregla la cena o el almuerzo. No hay nada mejor, vaya. Y además es un chute de vitaminas porque otra cosa no, pero este plato nutre tela del telón!

    Super curiosa la forma en que deshuesas las cerezas, no se e hubiera ocurrido en la vida. Ahora, también te digo que habrá que verme a mí haciéndolo, porque soy un poco torpe y puedo liar la grande! jeje

    En cuanto a la presentación, a mí me ha gustado mucho tal y como está en la foto, le pondría las pipas, incluso añadiría unos pistachos como indicas y las cerezas. Yo creo que esta ocasión no añadiría jamón.

    Así que nada, me voy a poner manos a la obra, apunto los ingredientes y a cocinar!

    Por cierto, yo una vez traté de preparar un salmorejo con remolacha que lo probé en Zahara de los Atunes pero no me salió del todo bien. Estaba rico pero no como el que comí allí.. a ver si este año logro sacarlo!

    Un beso y gracias por descubrirnos variantes de esta delicia de plato cordobés!

    ResponderEliminar
  10. Que buena idea!! no se me hubiera ocurrido nunca el de cerezas, aunque el de higos lo hice y quedó un salmorejo muy rico con el jamón iba de lujo y tuvo mucho éxito en casa.
    Me parece una receta muy buena para hacerla en este tiempo, porque con el calor de golpe ya no hay quién se apriete un cocido... y el salmorejo me gusta pero todos los días igual... pues cansa.
    Jolin el truco para dehuesar cerezas me encanta! vamos es total y rápido.
    Me gustan mucho las pipas de calabaza y como adorno y topping quedan geniales, voy a pasar la receta a unas amigas veganas que luego dicen que no hago más que compartir chicha.
    Un saludo y buen provecho!

    ResponderEliminar
  11. Tiene una pinta exquisita que dan ganas de lamer la pantalla! Nunca he probado el salmorejo y mucho menos el de cerezas pero vamos que tiene que estar riquísimo, además de que con todas las propiedades que tiene, no me lo pienso ni dos veces, me anoto ya mismo la receta que este veranito lo haré cuando tenga un huequito en casa. Qué mejor que comer y además de sano con efecto antiiflamatorio y antioxidante que te refuerza el sistema inmunológico. Yo creo que no le pondría nada por encima sino directamente lo vertería en un vaso y a beber todo el día fresquito! Un beso

    ResponderEliminar
  12. Vaya el salmorejo me encanta, el gaspacho no, pero el salmorejo ummmmmmm delicioso!!! pero he flipado cuando has dicho lo del salmorejo de higos y lo mismo con el de cerezas!!! es una idea genial, o sea me encanta ya el salmorejo y las cerezas también, entonces... debe ser delicioso!! tendré que probarlo, no hay más!! aunque soy una negada en la cocina, será cuestión de cruzar los dedos y a ver que sale!

    ResponderEliminar
  13. BUenas tardes:

    Con lo que me gusta a mi un buen salmorejo, y no había pensado en hacerlo con cerezas y menos con higos! un gazpacho si, que me apasiona pero...tengo que ponerme a ello pero ya, porque es una manera deliciosa y sana de comer verduras, de comer sano, y rico sin pasarnos la mañana en la cocina!!
    Y con lo riquísimas que están las cerezas, de plena temporada!

    Delicioso!

    ResponderEliminar
  14. La verdad es que está receta es una novedad para mí porque nunca he probado el salmorejo aunque siendo sincera si tengo que juzgar el sabor por las pintas de la imagen creo que me gustaría jajajaja esto sin detallar lo q son salmorejos con cereza o con higos osea que tengo para escoger en caso de no poder con alguno de los dos jajaja así da gusto probar nuevas recetas

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Lola! que buena pinta tiene la receta de salmerejo que nos traes hoy, aunque yo no soy de utilizar frutas en platos que originalmente son salados, ya que no me gusta la mezcla de dulce con salado, así que tengo una curiosidad...¿sabe dulce?
    Por lo demás me parece un plato muy apropiado para el verano, ya que ahora apetecen cosas fresquitas y tanto las cerezas como los tomates tienen muchas propiedades muy buenas para nuestra salud.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. He hecho la receta del salmorejo con cerezas y me ha salido buenísima . Los ingredientes menos cantidad que la de tu receta ( somos menos) , le he puesto pistachos porque no tenia pipas de girasol y me sobro y para el día siguiente le puse un poco de jamón y huevo duro y resulto también muy bíen

    ResponderEliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete