Falafel, nuestra versión del potaje de vigilia

viernes, 24 de marzo de 2017

Recuerdo cuando era pequeña que en unos determinados día de Semana Santa no se podía comer carne, pero mi madre preparaba deliciosos platos, como cocido de verduras.

Para esta ocasión hemos pensado en darle una vuelta al tradicional potaje de vigilia del Viernes Santo para que sea más apetecible para los niños. 




Como curiosidad, comentaros que potaje viene de la palabra francesa potage, que significa sopa. 

Ya sabemos que a los niños no les gustan mucho los platos de cuchara, de hecho, yo de niña me sentía rara y diferente por gustarme el estofado, el potaje, las lentejas,... que mi madre preparaba. Así que hemos pensado que de esta forma los más pequeños de la casa no podrán decir que no y además nos podrán ayudar a hacerlo.

Eso sí, quitando el bacalao porque lo hemos puesto en los buñuelos de bacalao que hemos decidido poner como entrante en nuestro menú de Semana Santa.




Los ingredientes para seis personas son:
Para la masa:
250 g de garbanzos
1 cebolla
2 ajos
1 pimiento
1 tomate
125 g de espinacas
1 cucharadita de harina
1 cucharadita de sal
1 cucharada de levadura
1 cucharada de zumo de limón
2 cucharadas de perejil fresco
pimienta

Para freír:
aceite de girasol
harina

La harina que vamos a utilizar va a ser de maíz.

Preparación:
Lo primero que tenemos que tener en cuenta es poner los garbanzos en agua 24 horas antes y tener cuidado de que se mantengan cubiertos por ella, es decir, que no se queden secos.




Picamos la cebolla y el pimiento y reservamos.




Ahora picamos el tomate y el ajo. Reservamos.






Y por último, picamos las espinacas y reservamos.






En una sartén con aceite sofreímos la cebolla y cuando se ponga transparente le añadimos el ajo y el pimiento y seguimos cocinando.




Añadimos el tomate y cocinamos hasta que quede como una salsa. A continuación agregamos las espinacas y terminamos de hacer el preparado de verduras. 

Ahora los más pequeños nos pueden ayudar a exprimir el limón.




Escurrimos los garbanzos con ayuda de un colador grande y los secamos con un trapo de cocina limpio. Los echamos en el vaso del robot y los batimos junto con el perejil. 




Dejamos de batir cuando la textura sea granulada como la de el cuscús.




Añadimos la harina, la sal, la levadura, el zumo de limón y el sofrito o preparado de verduras y volvemos a batir hasta que quede todo bien integrado. 




Con la masa vamos a ir haciendo pequeñas bolas.




En el caso de que la masa esté excesivamente húmeda, la pasaremos por harina antes de freír, para que no se nos abran las bolas.






Y ahora ya sólo queda freírlas.




Presentación:
Las vamos a colocar en una bandeja o plato llano grande que pondremos en el centro de la mesa. 

El mejor acompañamiento, una ensalada como esta




También se puede acompañar al falafel con una salsa de yogur o con hummus, ya sea hummus de zanahoriahummus de berenjena.

Bon appétit!!!

También te podría interesar

11 comentarios

  1. ¡Qué ricas!, la verdad es que yo no le hago "ascos" a nada...me gusta comer....jiji.
    Fantásticas tus bolas...llenas de cosas ricas.
    Besos guapa
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten mis bolas!! Jijijiji!!
      Están buenísimas, de verdad!! 😋
      Un beso guapísima!!

      Eliminar
  2. Qué original Lola!! Es una forma chula de comer verdura. Habrá que probarla. Gracias por descubrirnos cosas tan ricas y originales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Arantxa!! Sí, una forma original para que los más pequeños coman verduras y como puedes ver en el video, a mis sobrinos les encantan!!
      Un beso guapísima!!

      Eliminar
  3. Que ricas la verdad y bien sanas di que sí, besitos guapísima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Anabel, unas albóndigas ricas y sanas, "las mejores del mundo" como dice mi sobrino en el video, jijijijiji!! Un beso guapísima!!

      Eliminar
  4. Original manera de hacer un potaje que ahora para Semana Santa va muy bien, lo que dices también se puede acompañar de una salsa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, una manera original de preparar el potaje típico de Semana Santa para que los niños no puedan decir que no lo quieren , y menos si lo preparan ellos ;P Y con una salsa queda ideal. Que tengas un buen día!!

      Eliminar
  5. ¡Hola cielo!
    No sabes que ganas tenía de releerme la receta (me la he mirado ya unas 2 o 3 veces), pero quería hacerlo de nuevo y pararme un rato a comentarte el post.
    Me viene genial tu propuesta por varias razones. Una la que ya sabes, no como animalicos, así que todas las recetas nuevas que pueda ir aprendiendo me viene de perlas para poder mantener una alimentación variada. Y también porque, no me gustan nada los potajes.
    Oye, no veas si has tenido pinches en la cocina para preparar el falafel eh! Yo no sé si tendré tantos ayudantes cuando la prepare, porque tengo claro que voy a hacerla esta semana santa (ya me apañaré algunas fotos).
    Un besote guapa y gracias por la súper receta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias nena!!
      Me alegro de que te venga genial esta receta. A mí si me gustan los platos de cuchara, desde niña, soy así de rarita, jijijijiji!! Ya sabes que si necesitas algo no tienes nada más que decirlo. ;P
      La verdad es que hemos pasado unos momentos muy divertidos cocinando y comiendo nuestro menú de Semana Santa. No he podido tener mejores ayudantes, verdad?
      Un beso guapísima!!

      Eliminar
  6. Aunque no te he escrito durante un tiempo te he seguido leyendo. Y esta receta ya la he hecho varias veces. Es una buena manera de comer más legumbres y de manera diferente. ¡A mi familia le encanta!

    ResponderEliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete