Potaje de garbanzos y espinacas

lunes, 11 de marzo de 2019

Como estamos en invierno, cuando más apetecen los platos de cuchara, me he decantado por un plato caliente, lleno de nutrientes y que nos aporte energía y nos ayude a combatir el frío de los días invernales, aunque estos últimos días no lo estén siendo mucho. Además, me gustan las legumbres, así que el plato que he elegido para que elaboremos hoy, ha sido los garbanzos con espinacas.




El pasado miércoles comenzó la cuaresma, que terminará el dieciocho de abril. Durante estos cuarenta días, no se come carne, por lo que se elaboran otros platos ricos y saludables que aporten los nutrientes que nuestro organismo necesita. 

La cuaresma son días de reflexión, en los que nos arrepentimos de nuestros errores y pensamos qué cambiar de nosotros para ser mejores. Aunque pienso que esto lo deberíamos hacer durante todo el año.

Uno de esos platos que se preparan en estas fechas es el potaje de vigilia. Recuerdo que mi madre lo hacía con bacalao, aunque hoy lo vamos a preparar sin carne ni pescado, solo con verduras. 

Los garbanzos son ricos en proteínas, vitaminas (de grupo B y E), ácido fólico, minerales (calcio, hierro, magnesio) y fibra que ayudan al buen funcionamiento de nuestro organismo. 




Los ingredientes que necesitamos para preparar un nutritivo potaje  para cuatro personas son:
400 g de garbanzos cocidos
150 g de espinacas
1 cebolla
1 puerro
4 dientes de ajo
1 litro de caldo de cocido
aceite de oliva virgen extra
1/2 cucharadita de pimentón (opcional)
sal
pimienta

Preparación:
Lo primero es preparar los ingredientes para tardar menos. Así, pelamos y cortamos en brunoise o muy picada la cebolla. Cogemos el puerro, desechamos las partes que no vamos a utilizar, lo lavamos y cortamos también en brunoise. Pelamos y picamos muy bien los ajos.

En una olla, calentamos un chorreón de aceite y añadimos la cebolla junto con el puerro y los ajos y pochamos. A continuación, le añadimos las espinacas y rehogamos. Agregamos los garbanzos y removemos.




Vertemos el caldo y dejamos cocer durante 10 minutos para que se integren todos los sabores. Probamos y salpimentamos al gusto.




Presentación:
Me gusta servirlo en platos de acero esmaltado que me recuerda a la casa de mis abuelos, a comida casera, a mi infancia. 




¿Cómo sueles hacer el potaje? ¿Lo preparas en estas fechas? ¿Qué otros platos haces?

Bon appétit!

También te podría interesar

0 comentarios

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Subscribe

Subscríbete