Risotto de Gorgonzola y pera con yema curada de huevo

domingo, 25 de noviembre de 2018

Hoy tenemos una cita con el Reto #Asaltablog y nos toca asaltar al blog de Blanca Vela, Menjar a Cala Blanca. 

Si os digo la verdad, ha sido muy complicado elegir sólo una receta, pero cuando encontré el risotto de gorgonzola y pera con yema curada de huevo, no lo dudé, tenía que probar esa delicia de plato y ya veis, me ha gustado tanto que lo lo tenía que compartir con vosotros. 




Los ingredientes que vamos a necesitar para elaborar mi versión de este delicioso risotto, para cuatro personas, son:
Para las yemas curadas:
4 huevos 
150 g de sal gorda
75 g de azúcar
3 cucharadas de pimentón dulce

Para el risotto:
200 g de arroz
100 g de mantequilla
60 g de queso gorgonzola
50 g de queso parmesano
1 cebolla
2 peras pequeñas
1 litro de caldo
1/2 taza de vermut blanco
sal
pimienta

Para la presentación:
germinado de guisantes
hojas de canónigo

Los huevos si son grandes, ecológicos y frescos, mejor. 

Las variedades de arroz arborio y carnaroli son las idóneas para preparar un risotto, nosotros vamos a utilizar arroz arborio, en esta ocasión. 




Las peras que hemos elegido son pequeñas y de la variedad Rocha, originaria de Portugal. Se pueden sustituir por una pera grande de otra variedad.




Al ser un risotto con pera, es mejor utilizar caldo de verduras que es más suave. 

Blanca utiliza vino blanco, pero a mí personalmente me gusta el vermut blanco a la hora de hacer mis risottos.




Si preferimos, podemos sustituir 25 g de mantequilla por aceite y utilizarlo al principio de la elaboración. 

Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es curar las yemas, ya que necesitan más tiempo. Separamos las claras de las yemas, reservamos las yemas y desechamos las claras. Ya sabéis que no me gusta tirar nada, así que guardo las claras para otra elaboración. 




En un bol, introducimos el azúcar, la sal y el pimentón y mezclamos. 




Elegimos un recipiente y cubrimos el fondo con una capa de la mezcla. Colocamos sobre ella las yemas, con mucho cuidado y de forma que estén separadas entre sí. Con el resto de la mezcla las cubrimos y las metemos en la nevera, dejándolas reposar durante unas 3 horas. 






Ahora nos ponemos con el risotto. Y lo primero es preparar los ingredientes y utensilios que vamos a necesitar. Pelamos y cortamos en daditos  pequeños las peras. Pelamos y picamos en brunoise la cebolla. En una olla vertemos el caldo y lo ponemos a fuego bajo.




En una olla o cocotte echamos 25 g de mantequilla y la ponemos al fuego medio. Cuando esté derretida añadimos las peras y doramos. 

Cuando las peras estén listas las retiramos de la olla y añadimos 25 g más de mantequilla. Una vez la mantequilla esté derretida, agregamos la cebolla y pochamos. Cuando ésta se haya vuelto translúcida se añade el gorgonzola y removemos hasta que se derrita. 




A continuación, echamos el arroz y removemos. Vertemos el vermut y cocinamos hasta que reduzca. 




Ahora, poco a poco, vamos agregando el caldo, cazo a cazo, según lo vaya absorbiendo el arroz, sin dejar de remover. De esta manera el arroz irá soltando el almidón, que es lo que hace que sea tan cremoso. 

Un poco antes de que el arroz llegue apunto de estar al dente, le añadimos la mantequilla, el parmesano y la pera y removemos hasta que todos los ingredientes estén bien integrados. Lo probamos y salpimentamos al gusto. Apartamos del fuego y dejamos reposar unos minutos.

Preparamos un bol con agua tibia. Sacamos las yemas de la nevera y retiramos con cuidado la sal. Las sumergimos en el agua y las limpiamos con mucho cuidado. Reservamos.




Presentación:
Colocar un aro de emplatar de unos 8 cm en el centro de un plato llano y grande. Rellenar con el risotto y colocar una yema en la parte superior. Quitar el aro y colocar unos brotes de guisantes para decorar. 




Este arroz es rico en aromas y, sobre todo, en sabor. La mezcla salada y fuerte del queso se mezcla con el dulzor de la fruta y el toque final de la yema curada, que también aporta color, hace que quieras repetir. El toque fresco lo aporta los brotes y las hojas de canónigos. Un plato redondo que no te dejará indiferente, te lo aseguro. 




Bon appétit!

También te podría interesar

17 comentarios

  1. El risotto me entusiasma , pero lo que mas me ha gustado es la yema curada , guardo la receta para hacerla . Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Blanca!
      La mezcla de sabores de este risotto es increíble, el toque salado y fuerte del queso se mezcla con el dulzor de la pera y el punto final de la yema curada, que también aporta sabor además de color, hace que quieras repetir. Si te gustan los rissotos, este tienes que probarlo. Ya me contarás.
      ¡Un beso guapa!

      Eliminar
  2. QUE buen plato te ha quedado¡¡, y tiene que estar buenísimo y de presentación le dan otro toque diferente fabulosa y eso del huevo con la yema curada lo hace muy original y la mezcla de las peras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Encarni!
      Muchas gracias, me alegro de que te guste. A nosotros nos ha encantado. Ya de por sí nos gusta mucho los risottos, pero este ha triunfado. La mezcla de sabores y aromas son impresionantes. Te recomiendo que lo hagas y lo pruebes, ya me contarás.
      ¡Qué tengas un buen día!

      Eliminar
  3. Me ha encantado el risotto y el proceso de la yema curada. Buen asalto.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Me han hablado muy bien de las yemas curadas, tengo muchas ganas de hacer a ver que tal me salen.
    Me parece que le van fenomenal a un risotto.
    Nieves

    ResponderEliminar
  5. Pero que bueno, me quedo boba con las yemas curadas.
    Me ha encantado. BS

    ResponderEliminar
  6. me gustan todos los risottos, pero la gorgonzola me vuelve loca!! que rico!!
    un beso

    ResponderEliminar
  7. Tiene una pinta deliciosa, un gran asalto. Un besote y feliz fin de semana!!

    ResponderEliminar
  8. Espectacular, esas fotos de locura van a hacer que en proximos asaltos nos presentemos a tu casa a comer!!! jejeje

    ResponderEliminar
  9. Lo de la yema curada me ha dejado muda!!!! Tiene un aspecto genial con muchos sabores, muy buen asalto!!!

    ResponderEliminar
  10. Que envidia ( de la buena ) que me dais, pero que fotos y que presentaciones mas bonitas que hacéis, no me queda nada todavía que aprender, y que receta mas buena ,en mi casa el arroz y el queso les encanta, la pera es caso aparte, pero si no se lo digo igual ni se enteran, jajajaja

    ResponderEliminar
  11. Que lujo de receta Lola, me parece espectacular!! Las yemas curadas no las había visto hasta ahora y me encantan, así que me guardo tu receta para hacerla.
    Buen asalto guapa!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  12. Que pintaza tiene ese risotto!!!! lo de la yema curada me ha dejado loca.
    Besitos itos

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la combinación de pera y gorgonzola, alguna receta tengo por el blog así :) Combinan genial y el resultado es muy potente de sabor. Y la idea de la yema curada me viene de perlas porque andaba con la idea para preparar algo en Navidad ;)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Que curioso! no habia escuchado nunca lo de curar las yemas... me parece una receta fascinante y tu presentación es impecable. Genial! Un beso!

    ResponderEliminar
  15. mmm! qué bien suena este plato! Seguro que en mi casa mi marido se derrite con lo que le gusta el risotto. A ver si me animo a hacerla algún día. Besitos desde Recetario Sano!

    ResponderEliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Subscribe

Subscríbete