Pan de cebolla con bannetón

lunes, 13 de noviembre de 2017

Hoy vamos a hacer pan con bannetons o banetones. ¿Sabéis lo que son? Pues unos moldes que se pusieron de moda hace un tiempo para darle forma al pan. Nosotros vamos a utilizar unos redondos. 




El tema del pan es todo un mundo y lo mejor es empezar a hacer nuestro propio pan e ir variando las diferentes recetas que caen en nuestras manos, hasta conseguir la que más nos guste. 

Hay diferentes sistemas para elaborar pan: directo, poolish o esponja y mixto. En el sistema directo tamizamos la harina y posteriormente mezclamos con el resto de ingredientes. En el sistema esponja, mezclamos 200 g de harina, 200 g de agua y la levadura, formamos una bola y metemos en un bol con agua tibia hasta que la bola flote, mezclamos con el resto de ingredientes, el resto de harina y agua que quedan y la sal. Y con el sistema mixto, se guarda un poco de masa del día anterior y se mezcla con la que hagamos ese día. 

Los ingredientes que vamos a necesitar para hacer dos panes medianos o uno grande son:
500 g de harina de fuerza
350 g de agua
25 g de levadura fresca
10 g de sal
1 cebolla

La harina de fuerza tienen más gluten que la harina de trigo. Cuanto más fuerte sea la harina más agua va a necesitar, así que si utilizamos harina de trigo para elaborar el pan, vamos a necesitar 300 g de agua en lugar de los 350 g que necesita la harina de fuerza. 

Si alguna vez no tenemos claro qué harina tenemos, la cogemos en la mano y apretamos, si se hace migas, es de fuerza mientras que si se queda compacta es harina de trigo. 

El agua tiene que estar tibia. Cuanto más caliente esté el agua más rápido fermentará.

Si utilizamos levadura en polvo necesitaremos de 8 a 10 g. 

Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es la cebolla, ya que necesitamos que esté fría para poderla usar. Para ello pelamos y cortamos la cebolla en brunoise. En una sartén calentamos un chorreoncito de aceite y la pochamos.




Cuando esté dorada apartamos del fuego y dejamos enfriar. Si la cambiamos a un plato se enfriará antes. 




Ahora nos ponemos con la masa, para ello, pesamos la harina, el agua y la sal. Preparamos la levadura y a continuación tamizamos la harina. 




Una vez tamizada la harina, hacemos un hueco, como un volcán, y desmenuzamos la levadura en su interior. 






Añadimos la sal y el agua. 






Amasamos con las manos. Cubrimos con un paño y dejamos reposar en un lugar cálido durante 10 minutos o hasta que doble su tamaño. En los restaurantes meten la masa en una mesa caliente junto con un recipiente con agua, el horno puede hacer esa función si lo ponemos a unos 20ºC.  






Cuando la cebolla esté fría y la masa haya reposado lo suficiente, mezclamos la cebolla en la masa y amasamos.  






Espolvoreamos un poco de harina en la mesa y amasamos la masa un poco más. Le damos forma redonda.






Espolvoreamos un poco de harina en los banetones o moldes de pan y colocamos la masa. Dejamos reposar la masa, en las condiciones descritas anteriormente, hasta que doble su tamaño






Una vez la masa haya duplicado su tamaño, la sacamos del horno y precalentamos a 190ºC con calor arriba y abajo.

Volcamos la masa en una bandeja de horno donde previamente hemos colocado papel de hornear. Tenemos que tener cuidado en este paso para que el pan no pierda la forma que le ha dado el molde.






Horneamos durante 20 minutos o hasta que adquiera un color dorado. 






Debemos de dejar reposar el pan durante una hora antes de cortarlo o comerlo. 




Presentación:
Lo colocamos en la mesa sobre una tabla de madera junto con un cuchillo de cortar pan.




También podemos presentara el pan en una bandeja o cesta para pan, o en los mismos bannetons que hemos utilizado para dar forma al pan. 

¿Qué os ha parecido esta receta? La cebolla le aporta aroma, textura y sabor al pan. Tenéis que probarlo. 




Bon appétit!!! 

También te podría interesar

2 comentarios

  1. !!Que bien explicas la elaboración del pan !! . Este te ha quedado muy bien y es muy original . Ahora hacen una variedad de pan muy buenas y raras , pero este tiene que estar diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un pan muy fácil de hacer, lo único que requiere es tiempo, es una receta hyggelig ya que mientras estperas a que la masa suba puedes disfrutar de un buen libro, música,...
      La cebolla le aporta sabor y aroma haciéndolo irresistible 😉
      Qué tengas un buen día!!

      Eliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete