Risotto con almejas, guisantes y cangrejos de río

lunes, 4 de septiembre de 2017

Hace tiempo que no comparto con vosotros una receta de comida de aprovechamiento, así que eso es lo que vamos a hacer hoy. 

Ya sabéis que hemos celebrado una cangrejada para despedir el verano, y como en mi casa no se tira nada, guardé algunas cosas que sobraron de la celebración. Pues con ellas son con las que vamos a preparar un delicioso risotto. 




Además, al volver de vacaciones tampoco es que me haya dado tiempo a hacer una compra en condiciones para llenar la despensa y el frigorífico, así que vamos a utilizar lo que tengamos en la despensa, que normalmente suelen ser latas y conservas.

Vamos con ingredientes para un elaborar un delicioso risotto para seis personas:
arroz redondo perlado 
caldo
1 cebolla
1 vasito de vino blanco 
1 lata de almejas 
1 lata de guisantes mediana 
8 cangrejos de río
mantequilla
aceite de oliva virgen extra
sal
pimienta

El arroz en esta ocasión no es la variedad Carnaroli especial para risotto, que es el que suelo utilizar, va a ser arroz redondo perlado de Pals (Girona), también ideal para hacer este tipo de plato italiano gracias a su alto contenido en almidón que es lo que hace que el risotto salga cremoso. 

El caldo es en el que venían los cangrejos de río, pero podemos utilizar el que tengamos en cada momento. 

El vino que vamos a utilizar es un blanco dulce natural de denominación de origen Málaga, Cartojal, regalo de mi hermano.

En cuanto a las latas que cogemos de la despensa son una de almejas de 111 g y 63 g netos y otra de guisantes mediana de 390 g y 250 g escurrido. 

La mantequilla que vamos a utilizar es sin lactosa, como siempre.

Preparación:
Empezamos pelando y troceando la cebolla y reservamos.

Colocamos una olla al fuego con el aceite y una nuez de mantequilla. Cuando la mantequilla esté derretida añadimos la cebolla picada. 

En otra olla vertemos el caldo y lo ponemos a fuego bajo, solo para que se caliente, no para que hierva, de esta manera cuando vayamos incorporando el caldo a la otra olla no romperá la cocción. En esta ocasión, le voy a añadir dos vasos de agua, ya que no dispongo de la cantidad suficiente de caldo para elaborar esta receta.

Cuando la cebolla cambie de color y se vuelva más transparente agregamos el arroz y removemos. A continuación añadimos el vino y volvemos a remover.

Cuando el arroz haya absorbido el líquido le añadimos un par de cazos de caldo y no dejamos de remover. Esta operación la repetiremos hasta que veamos que le queda poco al grano para que esté al dente. 

Es el momento de probarlo, si vemos que necesita sal o pimienta, salpimentamos al gusto y removemos. En mi caso, como el caldo es bastante salado no necesita sal, sí un poco de pimienta.

Ahora añadimos las almejas y los guisantes y removemos para que se integren bien y aporten su sabor al risotto. 

Cuando el grano esté listo, lo apartamos y le añadimos otra nuez de mantequilla, removiendo hasta que se derrita y se mezcle bien.

Por último colocamos los cangrejos de río y dejamos reposar unos minutos.

Presentación:
Colocamos la olla en el centro de la mesa y servimos en los platos a cada comensal.

Para acompañarlo, un vino blanco es lo mejor, en este caso hemos elegido un Habla de ti..., monovarietal de Sauvignon Blanc de las Bodegas Habla.



Se trata de un vino de color amarillo con tonalidades verdes y doradas, en el que podemos distinguir aromas a mango, esparrago y hoja de tomate. Fresco y de sabor agradable que deja en la boca un largo sabor a frutas tropicales. 

Bon appétit!!!

También te podría interesar

6 comentarios

  1. Pero que delicia, ya me lo estoy imaginando, hay que aprovechar todo que la cuesta de septiembre es más dura que la de enero, besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anabel!! La cuesta de septiembre!! Ufff!! Jijijijiji!!!
      Desde niña me han enseñado tanto mi abuela como mi madre a que no hay que tirar nada... todo se puede aprovechar. Hay recetas que pueden sorprendernos y son elaboradas a partir de otras, aprovechando ingredientes o elementos que en un principio pensaríamos en tirar.
      Un ejemplo es este delicioso risotto elaborado con latas y restos de la cangrejada del fin de semana. Un plato para chuparse los dedos.
      Un beso guapísima!!

      Eliminar
  2. ¡Hola guapísima!, estamos las dos con receta de aprovechamiento...que me encanta, me crea una cierta satisfacción, jajaja...
    Bienvenida a tí también, yo he estado mas de un mes OUT, pero me hacía falta....necesitaba quitarme el ordenador de la mesa.......pero ahora estoy contenta de volver.
    Me ha gustado mucho tu risotto
    BESOS GUAPÍSIMA
    Marialuisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo necesitaba, es bueno tomarse un descanso de vez en cuando ;P
      En cuanto a la comida de aprovechamiento, es lo que hemos aprendido de nuestras abuelas y madres, y a mí también me cea cierta satisfacción. Jijijiji!!
      Me alegra de que te haya gustado mi risotto, ya sabes que cuando quieras, te invito a uno.
      Un beso guapísima!!

      Eliminar
  3. !! Buen plato que has preparado y además de aprovechamiento !!, ( que apañada eres ). Es un buen plato y además que se tiene en la casa ,a excepción de los cangrejos, pero se puede cambiar por un marisco o otro pescado. Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Qué me vas a sacar los colores!! Jijijijiji!!
      Mi abuela y mi madre me tienen bien enseñada, no se tira nada y con los restos de otras comidas se pueden hacer platos increíbles, sólo hay que echarle imaginación.
      Claro que se puede cambiar los cangrejos por otro marisco o pescado, es comida de aprovechamiento, así que se hace con lo que se tenga en casa.
      Que tengas un buen día!!

      Eliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete