Capítulo 37: Una historia de violencia

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Ya en el café, con una taza entre sus manos, mirando el humo que salía de ella, su mente se fue hasta ese día en el que salió de la que hasta el momento había sido su casa, con los recuerdos de toda una vida guardados en dos bolsas de basura, una en cada mano.

— Salí por la puerta y me giré para dar un último vistazo antes de que el policía cerrara la puerta.

La tristeza invadió su cuerpo recordando ese momento. No había tenido tiempo de recoger todo, las joyas de su abuela seguían dentro de la casa y no las volvería a ver.  

Cuando llegó a casa de sus padres soltó las bolsas en el suelo y los abrazó sin poder controlar el llanto. 

— Tenía que marcharme de allí, tenía que marcharme lejos... 

Después de un corto silencio en el que intentó controlar sus lágrimas sin conseguirlo, continuó con su historia. 

— Llamé a una amiga que vive en Madrid y le conté lo que me había pasado y me invitó a pasar una temporada con ella en su casa. Así que cogí la maleta que heredé de mi abuela, metí lo que pude, me despedí de mis padres y me dirigí a la estación donde tomé un tren con destino a Madrid.

El camarero se acercó para ver si querían tomar algo más y su jefe pidió dos copas de vino. Cuando el camarero las puso en la mesa y se alejó, ella prosiguió. 

— En Madrid seguía recordando y eso me estaba consumiendo.  Paró un momento para tomar un poco de vino y continuó — Un día mi amiga me dio un sobre en el que había un billete de avión para Burdeos y otro billete de autobús para Arcachón. Hice mi maleta, cogí el avión y llegué a Burdeos. Y luego el autobús hasta allí. 

Levantó la cabeza y le miró, le sonrió tristemente y dijo.

— Cuando bajé del autobús y pisé Arcachón pensé, ahora empezaré de nuevo, en este lugar, sin gritos, sin golpes, sin miedo. 

Ella ya no era la misma chica risueña, cariñosa y llena de ilusiones a la que le encantaba bailar. De hecho, muchos de sus sueños se habían hecho pedazos ante ella sin que se diera cuenta. Pero estaba dispuesta a empezar de nuevo, estaba dispuesta a cambiar su historia.



También te podría interesar

2 comentarios

  1. !!!Que triste historia !!!.Por desgracia se siguen produciendo y no se les da solución , por suerte tu protagonista pudo salir a tiempo y esta viva y puede empezar una nueva vida .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede... Quien sabe...
      Es una pena que existan estas historias de violencia.
      Un saludo!!

      Eliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete