Capítulo 15: Miradas cruzadas

miércoles, 6 de mayo de 2015

Llegó a la habitación y comprobó que todo estaba en orden, no quería causar mala impresión. Ella siempre había sido muy ordenada. Pensaba que si todo estaba en su sitio, encontraría rápidamente en cualquier momento lo que buscara. 

Entró en el baño, se miró, se retocó y se echó un poco de perfume. «Ya estoy un poco más presentable», pensó.

Sonaron unos golpes firmes en la puerta y abrió. Era él, llevaba el dossier en la mano.

 ¿Quiere pasar? 
 No, nos vamos. ¿Está lista?
 Sí, claro.   -Contestó cogiendo la gabardina y el bolso.

Salieron del hotel a la Place de Thiers y giraron a la izquierda para entrar en el Boulevard de la Plage.

 De camino necesito hacer una parada, ¿le importa? 
 No, claro.  Le contestó ella rápidamente.  

Se detuvieron ante una preciosa casa que quedaba a la izquierda.
 ¿Me espera un momento? No tardaré mucho.
 Sí, no se preocupe, le espero. 

Pasado unos minutos se abrió la puerta de la casa y salió él, despidiéndose de alguien. Esta persona le resultaba conocida, pero no recordaba dónde le había visto antes, hasta que sus miradas se cruzaron.



También te podría interesar

0 comentarios

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete