Petites brioches tressées

viernes, 3 de mayo de 2019

Hoy vamos a preparar unos pequeños brioches que son ideales para un desayuno de fin de semana o una merienda en un día festivo. 




Además, tras el éxito que ha tenido el Brioche tressée, he pensado que podía hacerlos de forma individual, así, estos pequeños brioches son más fáciles de servir y transportar. Además, de esta manera, me será más fácil repartir entre aquellos que aparecéis siempre en casa cuando los hago. 




Los ingredientes que vamos a necesitar para 24 brioches son:
Para la masa:
500 g harina de trigo
200 g de leche
15 g de levadura fresca
90 g de azúcar
1 pizca de sal
3 yemas de huevo
125 g de mantequilla
1 cucharada de extracto de vainilla

Para decorar:
1 yema de huevo
1 cucharada de leche
60 g de perlas de azúcar

Es mejor que todos los ingredientes estén a temperatura ambiente. 

Tanto la leche como la mantequilla la podemos utilizar sin lactosa para que esta receta también sea apta para los intolerantes a ella.

El extracto de vainilla se puede sustituir por extracto de azahar. 

Preparación:
Lo primero que vamos a hacer es preparar los ingredientes y los utensilios que vamos a necesitar para la elaboración. Así, pesamos los ingredientes y reservamos. Dividimos la mantequilla en daditos. Separamos las claras de las yemas, reservamos las yemas y guardamos las claras para otra elaboración, como por ejemplo, un flan de claras de huevo

También podemos darle un toque de calor a la leche si vemos que lo necesita, sin que se caliente mucho, ya que el calor activa la levadura pero no la queremos demasiado caliente. Preparamos un bol grande y espolvoreamos un poco de harina. 

A continuación, tamizamos la harina en un bol, añadimos la leche, la levadura, el azúcar, la sal y las tres yemas de huevo y amasamos durante 5 minutos aproximadamente. Lo podemos hacer de forma manual o utilizar un robot o procesador de alimentos con el accesorio gancho. 

A continuación, agregamos la mantequilla en daditos y el extracto de vainilla y amasamos nuevamente durante 10 minutos más o hasta que los ingredientes estén bien integrados y la masa sea homogénea y elástica. 

Sabremos que la masa está lista cuando se despegue con facilidad de las paredes del vaso del procesador de alimentos.

La pasamos al bol que hemos preparado con un poco de harina. Cubrimos con un paño y la dejamos reposar en un lugar libre de corrientes, durante 1 hora como mínimo o hasta que la masa duplique su tamaño. 




Durante los meses más cálidos, lo suelo meter en el horno, mientras que en los meses más fríos, coloco el bol cerca del radiador. Como he comentado antes, la levadura necesita calor para activarse, y como la temperatura ambiente es fría, hay que ayudarnos con trucos como éste para que nuestra masa suba. 

La masa de brioche necesita tiempo pero no tenemos que estar demasiado pendiente de ella, así, cuanto más tiempo dejemos que repose y suba, más esponjosos saldrán los brioches. Yo suelo hacer la masa por la mañana y la dejo reposar hasta después de comer. 

Antes de ponernos con la masa, preparamos los moldes donde la vamos a hornear. Podemos engrasar los huecos de las bandejas con aceite, de manera que la mitad inferior de estos brioches se dorará durante el horneado y nos ayudará a que se desmonten con más facilidad. Aunque yo prefiero colocar cápsulas de papel en los huecos donde introduciremos la masa. De esta manera quedan mejor presentados. 

Una vez tenemos nuestras bandejas listas, preparamos la superficie de trabajo espolvoreando un poco de harina. Sacamos la masa del bol y la colocamos sobre la superficie de trabajo. Podemos amasar ahora o una vez la hayamos dividido. 

Dividimos la masa en 24 partes iguales. Cada parte la dividimos en tres y formamos tres tiras de masa que trenzamos. Colocamos en una de las cápsulas. Repetimos la operación hasta quedarnos sin masa. 








Una vez tengamos todas las trenzas, volvemos a colocar los moldes donde habíamos dejado reposar la masa inicialmente, tapamos y dejamos que la masa vuelva a subir, mínimo una hora o hasta que duplique su tamaño. 






Una vez que la masa esté lista, metemos un recipiente con agua en el horno y precalentamos a 180ºC.

Mientras esperamos a que el horno esté listo, decoramos los pequeños brioches. Para ello, cascamos un huevo, separamos la yema de la clara, reservamos la clara junto a las otras y colocamos la yema en un bol. Añadimos la leche y batimos. La leche le permitirá que adquiera ese tono dorado tan característico de este tipo de bollos.




Pintamos los pequeños brioches con la mezcla anterior con ayuda de una brocha, espolvoreamos las perlas de azúcar y metemos al horno. Horneamos durante 20 minutos a 180ºC. 

Transcurrido este tiempo, comprobamos si la masa está hecha, yo lo suelo hacer introduciendo un pincho en un bollo, si sale limpio, es que están hechos, si no, los dejo un poco más de tiempo, pero bajando la temperatura a 130ºC. 

Sacamos los petites brioches tressées del horno y luego del molde, los colocamos sobre una rejilla y dejamos que se enfríen.




Presentación:
Los podemos servir sobre una base de tarta o de cupcakes y llevarlos a la mesa. 

Los suelo acompañar con mantequilla, mermeladas, crema de avellanas... a estos pequeños bollos trenzados le pega todo. 




Os aseguro que cuando los probéis repetiréis y se convertirán en unos de vuestros preferidos para el desayuno, la merienda o picar entre horas. Yo los suelo servir con leche, café, infusión, zumo, limonada...

Bon appétit!

También te podría interesar

1 comentarios

  1. Buena merienda o desayuno . Las fotos de la elaboración muy bonitas , tiene que estar deliciosos y así en pequeño muy cómodos de comer

    ResponderEliminar

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Subscribe

Subscríbete