Capítulo 17: La infancia

miércoles, 3 de junio de 2015

Esa mañana se levantó contenta, había tenido un bonito sueño en el que aparecía toda su familia.

Estaban en el pueblo, en la casa de sus abuelos. Allí estaban todos: sus abuelos, sus padres, sus tíos, sus hermanos y sus primos. Los mayores estaban en la salita charlando mientras los niños corrían, jugaban y reían por el resto de la casa. Su infancia había sido maravillosa. 

Se acordó de Lea, sin conocer a su madre, sin primos,...

Hacía ya dos semanas que se mudó a la casa y aún no conocía ni había oído hablar sobre la madre de la niña. « ¡Qué triste! ¡No tener a su madre cerca!», pensó.

Se levantó, duchó y vistió. Decidió que hoy le preguntaría al hombre sobre la madre de la niña. Pero cuando entró en la cocina para desayunar, él dejó la taza de café de la que había tomado un sorbo, cogió el dossier de la mesa y se marchó. Su cara era de preocupación.

« ¿Qué le pasará?», se preguntó. Cogió una taza de café y se asomó a la ventana. En ese momento un coche apareció y se paró delante de la casa, él entró saludando al conductor, pero ella, antes de que el coche abandonara el lugar, no alcanzó a verlo. 



También te podría interesar

2 comentarios

Lo más reciente

Mi lista de blogs

Síguenos en Facebook

Timeline Twitter

Últimos comentarios

Subscribe

Subscríbete